El Museo Casamata de Historia Regional erigido en un inmueble construido en 1865 por el general Juan N. Cortina y concluido por el general Tomás Mejía. Funcionó como fortín militar, bodega de municiones y almacén de talabartería, hasta que el 30 de diciembre de 1970 abrió sus puertas al público como museo. Fue remodelado en 1986 y en 1993, en ambas ocasiones bajo la supervisión del arquitecto Néstor Villacís. Los trabajos de restauración y remodelación más recientes se llevaron a cabo en 2006.

 

Su objetivo es dar a conocer los hechos históricos que repercutieron en el desarrollo de la zona norte del estado de Tamaulipas mediante fotografías, documentos y objetos de personajes célebres como don Benito Juárez y Francisco Villa. Además, cuenta con una colección de piezas prehispánicas e instrumentos musicales típicos de la región huasteca.

El Fuerte Casamata es un monumento único y relevante para la arquitectura militar en el país. Formaba parte de un extenso sistema defensivo de la estratégica ciudad decimonónica de Matamoros, irremediablemente demolido por la expansión urbana durante el siglo XX. De aquellas trincheras, fosos y fortificaciones sobrevive el Fuerte Casamata, construcción restaurada que alberga una visión fundamental del pasado de esta ciudad y que hoy resurge como un espacio cultural contemporáneo. Por sus características, fue registrado en el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos del INAH en 1986.